parejadehecho.es.

parejadehecho.es.

¿Qué significa tener una relación controladora?

Introducción

Cuando pensamos en una relación saludable, lo primero que se nos viene a la mente es la idea de compartir el amor, la felicidad, los momentos buenos y malos, etc. No obstante, hay ciertas situaciones en las que algunas personas tratan de controlar a sus parejas, lo cual puede terminar en una relación tóxica y poco saludable.

¿Qué es una relación controladora?

Una relación controladora es aquella en la que uno de los miembros de la pareja trata de controlar continuamente la vida del otro. Pueden existir muchas formas en las que se manifiesta este control: desde llamar constantemente para saber donde está la pareja, hasta prohibirles que vean a sus amigos, pasando por decidir qué ropa deben usar o qué deben comer.

Señales de alerta

Si bien puede ser difícil identificar una relación controladora a simple vista, existen ciertas señales de alerta que pueden indicar que algo no va bien. A continuación, algunas de ellas:
  • Tener que pedir permiso para hacer cosas que antes no era necesario
  • Recibir llamadas o mensajes constantes pidiendo explicaciones sobre dónde está y con quién
  • Enfrentar consecuencias negativas cuando no se hace lo que se pide
  • Sentir miedo o temor
  • Ser separado de familiares y amigos
  • Ver tus opiniones, sentimientos o decisiones ser ignorados o minimizados

¿Por qué alguien se comporta de esta manera?

Las personas controladoras a menudo tienen problemas de autoestima y una necesidad de controlar a los demás para poder sentir alguna sensación de poder y seguridad. También puede haber problemas de confianza, celos, y/o inseguridad. Si bien estas son razones, no justifican el comportamiento controlador. A menudo, este comportamiento puede ser un signo de un problema mayor y, como tal, necesitar la ayuda de un profesional.

¿Qué pueden hacer las parejas?

Si te encuentras en una relación controladora, lo primero que debes hacer es hablar con tu pareja. Es posible que no se de cuenta de lo que está haciendo o no entienda cómo te está haciendo sentir. Si esto no funciona, probablemente sea necesario buscar la ayuda de un terapeuta profesional.

Consejos para salir de una relación controladora

  • Buscar ayuda de amigos y familiares de confianza
  • Tener un plan de salida para situaciones potencialmente peligrosas
  • No ceder a las peticiones o demandas que te hagan sentir incómodo o inseguro
  • Mantener tus relaciones sociales
  • Buscar ayuda profesional en terapia, grupos de apoyo, etc.

Conclusión

Una relación controladora puede terminar en una situación tóxica y poco saludable. Si bien puede ser difícil identificar este comportamiento a simple vista, hay señales de alerta que pueden ayudar a reconocerlo. Si encuentras que estás en una relación así, habla con tu pareja y busca la ayuda de un terapeuta profesional. También es importante recordar que no eres la causa del comportamiento controlador y que tienes derecho a tener una relación respetuosa y saludable.